La casa de Bernarda Alba: textos críticos

Mucho se ha escrito sobre este drama: sobre su sentido, sobre la intención con que fue escrito, sobre la fusión que en él se produce entre la realidad y la poesía, sobre el alcance de sus símbolos… Los críticos le han dedicado páginas y páginas a una obra que, según dicen, Lorca escribió en tan solo unas semanas y nosotros hemos leído en tres horas de clase. Como muestra os dejo aquí unos cuantos textos críticos sobre distintos aspectos de la obra.

Significación de la obra

Final y cima de una trayectoria dramática y abertura a un modo más desnudo, más esencial y más hondo de hacer teatro, esta tragedia, que debió ser la primera del ciclo de plena madurez del dramaturgo, la primera de una más profunda y universal dramaturgia, ha venido a ser la última obra de Lorca, por destino impuesto brutalmente.

 

Una valoración crítica

La casa de Bernarda Alba, escrita en 1936 y no estrenada hasta muchos años más tarde es la obra maestra de Federico García Lorca. Lleva como subtítulo “Drama de las mujeres en los pueblos de España” y es eso, un drama rural, en el que Pepe el Romano, el hombre jamás presente en la escena, sólo entrevisto, oído, olido presentido será el catalizador de una tragedia que termina con más muerte y más encierro. La madre, Bernarda Alba, encarna un instinto de poder, tan ciego como el instinto sexual al que se opone, tiene como misión reprimir al mundo femenino que vive en su casa. Llama la atención la simplicidad aparente de la obra y su enorme complejidad temática. Ese mundo femenino, cerrado, en el que domina el silencio, en el que se perciben las murmuraciones de la aldea que ahogan a las hijas de Bernarda, forzadas a vivir en un mundo de negro hasta que al tradición, (o la voluntad de Bernarda) decidan que ya se puede volver a vivir, que se han terminado el luto. A la rigidez moral de este mundo sólo se puede escapar mediante un desafío a la norma que conduce a Adela inexorablemente a la muerte, mil veces preferible para ella que una vida sin pasión.

Interpretaciones diversas

La crítica está muy dividida en cuanto a esta obra. Unos opinan que tiene una intención política, otros que ninguna. Unos creen que la obra es realista, otros poética. Unos ven que representa a todas las mujeres españolas y algunos ven una clara predicción de la guerra civil. Para otros, sin embargo, no es la escenificación de la situación general de las mujeres en España, sino de una familia extrema andaluza.

 

Sobre el lenguaje de la obra: ¿realidad o poesía?

 

En cada acto hay un comienzo realista que se efectúa a base de emplear un lenguaje muy natural y cotidiano, pero este lenguaje realista se abandona después para convertirse en lenguaje cargado de valores dramáticos. Lo mismo que en un poema lírico, cada palabra, cada frase, cada parlamento, encerrará un valor superior a sí mismo. Al comienzo de cada acto se puede trazar este cambio que sufre el lenguaje, lento y gradual en el primer acto, más rápido en el segundo, y muy rápido en el tercero, donde el lenguaje realista se abandona casi desde el principio. El lenguaje realista es aquel que no tiene más de un plano, donde las palabras no significan más de lo que dicen. El lenguaje poético, que va aumentándose in crescendo, tendrá dobles valores, alusiones a otra cosa, dobles entendimientos y dobles o aún múltiples significados que convierten las palabras en símbolos.

Muy poco pasa, en sentido de acción o de argumento, en la obra. ¿Cuál es el argumento de La casa de Bernarda Alba? Nótese el título, no Bernarda Alba, ni Las hijas de Bernarda Alba, sino La casa de Bernarda Alba. El argumento es más bien lo que no pasa en esa casa, y mucho de lo que pasa afuera –todo lo que envuelve a Pepe- no lo vemos pasar. Todo el dramatismo está en el lenguaje, en lo que se dice y en lo que no se dice.

(Josephs & Caballero)

Un drama andaluz “en blanco y negro”

No hay color en Bernarda Alba, solo hay blancos y negros, una perfecta estilización no realista de Andalucía: muros blancos; vestidos negros; el patio que hay que blanquear después que se marchan los hombres que lo han ensuciado; el vestido verde de Adela que solo puede teñirse de negro; la blancura que Adela no quiere perder dentro de “estas habitaciones” que también son blancas; el tarje negro de moaré de María Josefa y su gargantilla de perlas blancas; las sábanas blancas del ajuar; los ojos negros que, según Angustias, valen menos que una onza en un arca; el nublo negro de la tormenta; el retrato de Pepe -¿no será una foto en blanco y negro?- que Martirio esconde entre sus blancas sábanas y que únicamente así, en blanco y negro, podrá disfrutar; las tres perlas blancas –en vez de diamantes- del anillo de bodas; el caballo garañón blanco, doble de grande en la noche oscurísima (hasta la misma naturaleza se pone de blanco y negro); Adela que sale en enaguas blancas y Martirio en enaguas con un pequeño mantón negro; el blanco pelo de María Josefa, su pelo de nieve: “todos tendremos el cabello blanco y seremos espumas. ¿Por qué aquí no hay espumas? Aquí no hay más que mantos de luto”; Bernarda que aparece también en enaguas con el mantón negro; y luego Adela muerta que vestirán como una doncella y al fin ese mar de luto y silencio negros. Los únicos colores que aparecen en la obra son el abanico de colores de Adela que rechaza su madre como impropio, el vestido verde de la ilusión frustrada también de Adela, la choza de coral en la playa de la que canta María Josefa con intención obvia de significado sexual, y alguna mención de sangre. Todo lo demás es blanco y negro.

 

 

Los símbolos de la obra: el agua

 

El agua, más que símbolo, es un tejido simbólico, logrado a través del lenguaje poético.

El pueblo es un “pueblo de pozos”, de agua que no desemboca, de agua que puede estar envenenada, en un paisaje donde “el sol cae como plomo”. La abuela quiere “agua de fregar siquiera, para beber”. Bernarda dice que cuando la suelten a María Josefa en el patio, que no la dejen acercarse al pozo, porque desde allí la pueden ver. Al final del primer acto, María Josefa proclama que se quiere ir a casarse “a la orilla del mar”. En el segundo acto, Martirio quiere “que llegue noviembre, los días de lluvia, la escarcha, todo lo que no sea este verano interminable”. Dice Poncia más tarde que “la sangre no llegará al río”. Prudencia comenta: “Yo dejo que corra el agua”. Cuando Adela se levanta de la mesa es para “beber agua”. La Poncia le dice a Bernarda: “Cuando una no puede con el mar lo más fácil es volver las espaldas para no verlo.” Luego afirma que “hay una tormenta en cada cuarto” y añade que le gustaría “cruzar el may y dejar esta casa de guerra.” De Martirio opina: “Esa es la peor. Es un pozo de veneno.” A Adela por la noche la despierta la sed. Cuando discute con Martirio, le dice que “La que tenga que ahogarse que se ahogue. Pepe el Romano es mío. Él me lleva a los juncos de la orilla.”

¿De qué orilla, si no hay río es este pueblo de pozos? Al final, Martirio justifica la mentira que causó el suicidio de su hermana diciendo que “Hubiera volcado un río de sangre sobre su cabeza.”. Y, por fin, Bernarda: “Nos hundiremos todas en un mar de luto.”

 

13 Responses to “La casa de Bernarda Alba: textos críticos”


  1. 1 flashdigital5 mayo 25, 2009 a las 2:52 pm

    La verdad es que hay cantidad de libros que leer y parece que siempre me inclino por los actuales, pero gracias al análisis que haces de esta obra, me han entrado ganas de leer el libro.Te felicito!!!

  2. 2 Raquel Pelayo mayo 26, 2009 a las 6:06 pm

    En realidad, yo solo he hecho una selección de textos críticos sobre la obra, extraídos de prólogos de distintas ediciones y de varios autores. Pero si su lectura te ha animado a leer la obra, me alegro mucho. Seguro que no te decepcionará.

  3. 3 damian junio 18, 2009 a las 7:02 pm

    hola soy damian de hudson y queria saber por qué realmentee Poncia no abandona la casa de Bernarda! de “La casa de Bernarda Alba ” suerteeeee!!!!!

  4. 4 Raquel Pelayo junio 19, 2009 a las 12:59 pm

    ¿Por qué no abandona la casa? Pues porque lleva toda la vida (treinta años) al servicio de Bernarda, vive de ello y además dos de sus hijos también trabajan en las tierras de su ama, con lo cual no le interesa marcharse, aunque no le guste cómo es Bernarda y la critique a sus espaldas.

  5. 5 Alberto agosto 3, 2009 a las 10:46 am

    Siempre que leo sobre la simbología en esta obra y sus personajes salen los mismos temas (ya tópicos) recurrentes como lo de la fuerza del oso, parece como si se copiaran unos de otros y no hubiera otras alternativas más sugerentes; por eso me gustaría preguntarte, Raquel, si sabes de algún estudioso de la obra lorquiana que haya indagado sobre hipotéticas incursiones de Lorca en el esoterismo, ocultismo o la masonería.

  6. 6 Raquel Pelayo agosto 5, 2009 a las 8:51 am

    Me parece muy interesante la línea de interpretación que propones. No sé si conoces “Símbolo y simbología en la obra de Federico García Lorca”, de Manuel Antonio Arango. Hace un estudio muy completo sobre el tema y hace alguna referencia a las cuestiones esotéricas, aunque principalmente vinculadas a la poesía lorquiana, y, en particular, al Romancero gitano.
    En http://books.google.es/ tienes el estudio completo.

  7. 7 Paula abril 9, 2010 a las 1:04 pm

    Felicitaciones por el blog, muy completo, cálido, emotivo…
    Lo recomendé a mis alumnas y alumnos…
    Profesora de Lengua (Buenos Aires, Argentina)

  8. 8 Vera noviembre 2, 2012 a las 6:22 pm

    Sería bueno que, ya que no es tu análisis, pusieras quienes son los críticos que dijeron esto. Gracias.

  9. 9 Raquel Pelayo noviembre 8, 2012 a las 2:56 pm

    He añadido en la entrada el nombre de dos críticos (Allen Josephs y Juan Caballero), que se encargaron de una edición de la obra en Cátedra que es muy completa. No estoy segura de a quiénes pertenecen los demás textos, pero casi todos están extraídos de esa edición (si conoces el nombre de alguno de ellos, puedes decírmelo y los añadiré encantada). Al menos he dejado claro que el análisis no es mío, ciertamente. Haciendo un breve rastreo por la web comprobarás con facilidad cómo estos mismos textos están incorporados a apuntes de Lengua de diversos institutos sin que se indiquen ni las fuentes ni tan siquiera que son de otras personas. También me sucede con textos que sí he elaborado yo, pero en realidad no me importa lo más mínimo. He creado el blog con la intención de que pueda resultarle útil a quien acuda a él, sin más. Por eso no me acaban de gustar los comentarios que, como el tuyo, tienen un matiz de exigencia o de reproche, pues en ningún caso pretendo que se tomen como míos materiales que no lo son.

  10. 10 Rodolfo Gastón noviembre 19, 2012 a las 9:48 am

    Hola Raquel, gracias por tu blog, me gusta y lo sigo. Soy colega tuyo en Laredo y me parece que haces una buena labor en este contenedor de información. Por cierto, me gusta que dejas espacio para la opinión, tanto en la forma de blog, como en aquello que comentas o propones.

  11. 11 Raquel Pelayo noviembre 19, 2012 a las 10:43 am

    Muchas gracias, Rodolfo. La intención principal del blog es que la información que en él se recoge pueda ser de utilidad tanto a mis alumnos como a mis compañeros. Y sería un error, desde mi punto de vista, no aprovechar la posibilidad que nos permite esta herramienta de enriquecer dicha información a través de los comentarios con aportaciones, comentarios, preguntas, sugerencias… tanto de unos como de otros. Un saludo desde Meruelo.

  12. 12 David abril 4, 2016 a las 3:06 pm

    Buenas tardes Raquel, soy David Arnaiz de 2Bachiller.
    Estamos hablando por un grupo de Whatsapp que tenemos los de clase a ver si era posible cambiar el examen que tenemos este jueves 7 al miercoles 13 o al jueves 14.
    Necesitamos saberlo para mañana porque tenemos examen con Paula y querríamos aplazarlo un día más en el caso de que a ti no te importará cambiarlo

  13. 13 Raquel Pelayo abril 4, 2016 a las 8:49 pm

    Buenas, David. Siento no haber leído tu mensaje hasta ahora. No voy a cambiaros la fecha del examen. Lo hice una vez y fue algo excepcional. Os dejo siempre elegir la fecha a vosotros y tenéis que aprender a acatar lo decidido y a organizaros. Mañana nos vemos. Un saludo.


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s





Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 182 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: