Helena

RELATO GANADOR DEL PRIMER PREMIO DE LA CATEGORÍA A

Autor: Víctor Moncalián, de 1º A de Bachillerato

HELENA

Ella miraba la televisión como de costumbre. Sola, a oscuras, comiendo palomitas mientras miraba esa película de terror. Llevaba un fino camisón, casi transparente. Buscando provocarme. Seguro, no hay otra explicación.

Me acerco a ella, silenciosamente. No nota mi presencia. Perfecto. Hoy será una gran noche. Estoy a tres pasos del sofá. Dos pasos… Uno… La cojo de los hombros, con ternura. Ella se hace la sorprendida y grita.

Ssssh, tranquila. Le digo para tranquilizarla.

Ella gira la cabeza lo justo para ver el cuchillo, y vuelve a gritar.

¡Cállate! Le pego un bofetón. El efecto es inmediato, se calla. Su rostro, por el que caen lágrimas, refleja terror.

¿Por qué me temes? No hay motivo. Le digo dulcemente en un intento de calmarla. Ella no responde. ¡Responde cuando te preguntan!

Sigue sin responder, llorando. Ya… Ya no la quiero, no es la Helena de la que me enamoré.

Adiós, Helena.

mancha-sangre-01Con un rápido movimiento, clavo el cuchillo en su pecho. Helena grita de nuevo. No lo soporto. Vuelvo a clavarla el cuchillo, algo más cerca del corazón. Helena ya no grita, sino que me mira a los ojos, mientras se va apagando… Como todas.

 

Suena el teléfono. Miro el reloj, que apenas marca las seis. Espero que sea importante.

—Inspector, siento  despertarlo  tan  pronto, pero  tenemos  un  caso urgente. Asesinato.  Le  indico  la  dirección.

Tomo  las  señas  y  cuelgo  el  teléfono.  Camino  hacia  la  ducha, intentando pasar del  mundo  de  los  sueños  al  real.  Asesinato…  El primer pensamiento  del  día, dedicado  al  trabajo.  La  verdad,  esa palabra  es  la que  hace  que  me  levante  a diario.  Salgo  de  la  ducha  y cojo  la toalla, todavía  pensando  en  el  caso  del  que no  tenía información.

 

Llego  a  la  casa,  sin  desayunar,  y  con  el  pelo  todavía  mojado.  Nada más cruzar  el  cordón  policial,  un  agente  se  me  acerca.

 

—Mujer, veinticinco  años.  Tiene  dos  puñaladas  en  el  pecho.  Los  forenses  dicen que  la  mortal  fue  la  segunda.

 

Entro  en  la  casa.  La  víctima  está  tirada  en  el  suelo  del  salón, boca arriba. Miro  la  puerta  de  la  entrada.  Ni  un  indicio  de  que hayan forzado la puerta.  Me aproximo  a  las  ventanas,  pero  tampoco  hay señal  de  que alguien  entrase  por  la  fuerza.

 

detectiveMe  acerco  a  la  víctima. Pelo rubio, más  o  menos  un metro  sesenta. Dos puñaladas  en  el pecho, abundante  sangre…Lágrimas  secas  en  su rostro.  Tomo  sus  manos.

 

—Parece que  vio  a  su  asesino, pero  que  no  luchó. —Miro  su muñeca, que desprende  un brillo dorado, una  pulsera.—Helena.—Leo en  ella.

 

—¿Helena?— Pregunta extrañado el  agente.— Se  llama  Laura.

 

Ese detalle  me  llama  la atención.  ¿Por  qué  llevaría  una pulsera  con el nombre  “Helena”  grabado? Un  fugaz  recuerdo  cruza  mi  mente.  Cojo  el  teléfono  y  marco el  número.

 

—Johnson,  necesito  tu  ayuda.

 

Helena…  Ahí  está,  sentada  en  la  caja  de  un  supermercado,  con  su hermoso pelo  rubio  sobre  el  uniforme.  El  único  sitio  donde  no esperaba encontrarla.  Helena…

 

—Buenos  días. — Me  dices  con  tono  rutinario,  mientras  cobras  los  objetos  cuya importancia  ahora  es  nula.

 

—Buenos  días —  Respondo  educadamente,  pero  ni  siquiera  alzas  la cabeza—. ¿No  me  reconoces? — Ahora   me  miras.  Por  un  instante  veo  tus  ojos,  azules como  el  cielo.  Pero  niegas  con  la  cabeza,  niegas conocerme. Sonia…  ¿Por  qué pone  ese  nombre  en  tu  placa? ¿Por  qué reniegas  de  mí?

 

—Catorce  con  ochenta. — Tu  voz  suena  triste,  lejana,  melancólica.  Sé que  me recuerdas,  que  me  extrañas  y  añoras.

 

—Adiós. — Te  despides  con  una  sonrisa  tierna,  como  las  de  antes. No  temas, pronto  volveremos  a  estar  juntos.

 

 

—¿Recuerdas  el  asesinato  de  la  semana  pasada?  El  de  la  chica rubia. —Digo tratando  de  controlar  la  euforia  que  sentía.

 

—Sí,  la  chica  de  veintipocos  —La  voz  de  Johnson  suena  dormida. Parece  que  le  pillé  durmiendo—.  Murió  apuñalada  en  su  piso  del centro,  sin  apenas  pistas. ¿Por  qué  lo  dices?

 

— ¿Viste  algo  que  te  llamase  la  atención,  algún  dato  curioso?

 

—No, no  había  nada…  Espera,   que  hay  algo.   Llevaba  un  colgante con  el nombre  de  Helena,  pese  a  llamarse  Alba.  ¿Te  sirve  ese  detalle?

 

Cuelgo  sin  responderle,  luchando  por  no  gritar  allí  mismo. Ahora solo me  falta  hacer  una  comprobación  más, y  creo  que  ese  agente que  me recibió  puede  ayudarme. Lo  busco  con  la mirada,  localizándole junto  a la ventana.

 

— ¿Qué  tal  se  te  da  la  informática? — Le  pregunto.

 

Voy  en  el  coche  del  inspector,  que  parece  no  conocer la  existencia del freno.

 

—¿Para  qué  necesita  mi  ayuda,  inspector?— Pregunto  intentando no vomitar.

 

—La información que necesito se encuentra  archivada  en  unos ordenadores, aparatos  del  demonio  que  nunca  lograré  entender. Y  en esa  parte  entras  tú—Y  yo  que  pensaba  haberle  impresionado…—. Por cierto,  ¿Cómo  te  llamas?

 

—Philip  Anderson.

 

—Pues  bien,  Philip  Anderson,  te  contaré  lo  que  pienso.  Hay un  asesino  en serie,  cuyo  modus  operandi  no  es  otro  que  el  de ponerle  a  sus  víctimas  una pulsera  o  collar  con  un  nombre  grabado.

 

—Helena…  — Wright  asintió  con  la  cabeza—  ¿Y  ha  deducido  todo  eso  con  sólo dos  víctimas?

 

—Verás  —El  inspector  da  un  volantazo, esquivando  a  una  anciana que cruzaba la  calle—, hace  unos  meses  encontré  a  una  chica  de  la misma franja  de  edad, rubia  y  con  un  collar  con  el  nombre  de Helena.  Su auténtico  nombre  era Alexandra.  El  caso  está  sin  resolver.

 

Aparcamos  frente  a  la  comisaría.  Sin  decir  palabra,  Wright  se  bajó del coche, en  dirección  a  la  puerta  principal.

 

 ¡Espéreme!—Le  grito,  pero  el  inspector  no  reacciona.  Va  tan sumido en sus pensamientos  y  deducciones  que  no  ve  a  la  gente con la  que se choca.  Sus pasos  me  guían  hasta  los  archivos,  donde  se detiene repentinamente.

 

—Busca  un  caso  del  ochenta  y  siete  —me  dice  por  fin,   señalando  el ordenador—.  Helena  Matanza.

 

 

Helena… Ahí  estas, sentada  en  tu  silla  durante  todo  el  día, realizando un trabajo  que  no  te  satisface. Ves  pasar  a  la  gente, saludas  con  la misma sonrisa  fría  que  me  mostraste  y  te  despides de  la misma  forma, mientras esperas  a  que  se  acabe  el  tiempo  de  tu sufrimiento.

 

Pronto,  mi  querida  Helena,  volveremos  a  estar  juntos.

 

 

Pasan  las  horas. Al  caso  de  Helena  siguen  otros  dos, Alexandra Edwards  y Lucía  Leblanc.  Cuatro  casos  en  total.

 

—Coge  las  cajas  y  vamos.  —Me  dijo  el  inspector.

 

—¿No  piensas  ayudarme?  —Le  pregunto, pero  empieza  a  caminar sumido  de nuevo  en  sus  pensamientos. A  regañadientes,  cojo  las cajas y  le  sigo.

 

Con  mucho  esfuerzo, logro  llegar  al  coche. Wright  me  espera sentado dentro, con  el  motor  en  marcha.  De  nuevo  sin  ayuda,  cargo  las  tres cajas  en  el vehículo  y  me  subo.

 

Tras  un  corto  viaje  en  el  que  ninguno  pronunciamos  una  sola palabra, paramos  en  un  supermercado  cercano. Una  vez  más, sin mediar  palabra se  baja  del  coche.

 

— ¿Puedo  saber  que  hacemos  aquí?

 

—No  esperarás  —me  responde  al  fin  —pasarte  la  noche  en  vela  sin comida  ni bebida,  ¿no?

 

Su  respuesta  hizo  que  el  alma  se  me  cayese  a  los  pies. ¿Toda  la noche despierto?  Sin  duda,  por  eso  sería  el  mejor  en  su  trabajo.  Lo sigo, mientras  me  va  cargando  de  cosas. Cada  vez  tengo  más  claro que,  más  que  de ayudante,  me  quiere  de  mula  de  carga.

 

Tras  dar  varias  vueltas, Wright  por  fin  decide  que  ya  tiene  bastante, y  se encamina  hacia  la  caja. Poso  toda  la  compra  sobre  la  cinta, alegrándome de tener  un  momento  de  descanso.  Me  apoyo  sobre  una caja de cervezas cuando me  fijo  en  la  dependienta, cuyos rasgos me suenan.

 

—Wright,  mira  esto.

 

Wright,  que  miraba  hacia  el  suelo,  seguramente  pensando  en  el  caso, me miró  primero  a   y  después  a  la  dependienta.

 

—Es…  —Comencé.

 

—Sí, es  ella. O  al  menos  se  parece  mucho —asentí  con  la  cabeza—. Señorita, ¿puedo  preguntarla  una  cosa?

 

La  dependienta  nos  miró, como  si  nos  examinase  con  rayos  X, primero a él  y después  a  mí.

 

—Pregunte.

 

—¿Ha  visto  a  un  hombre  sospechoso?—Un  varón  blanco, de  unos treinta  años.—Su  capacidad  deductiva  me  impresiona. Apenas  ha mirado  el  caso  y  ya tiene  un  perfil.

 

—Pues  sí,  esta  mañana  he  visto  a  un  hombre  extraño,  más  o  menos como  dice usted.  Era  moreno,  con  ojos  azules  y  la  nariz  pequeña.  Y me preguntó si no lo reconocía…

 

El  inspector  y  yo  nos  miramos.  Probablemente,  ninguno  esperaba  dar tan rápido  con  su  siguiente  víctima.

 

—Tenga—dije  tendiéndole  una  tarjeta—.  Si  vuelve  a  verlo,  llámeme, por  favor.

 

La  dependienta  coge  la  tarjeta,  mirándome  de  nuevo  de  esa  forma extraña. Después  de  pedirla  que  nos  dijese  su  dirección, y de mostrarle  la placa  para convencerla,  pagamos  y  nos  fuimos.

 

 

Se  hizo  la  noche.  La  luna  llena  se  alza,  imponente  y  hermosa.  Es  el momento idóneo,  es  la  hora  de  que  tu  y  yo,  Helena,  volvamos  a estar juntos.  Y  esta  vez  nadie  nos  separará.  Nadie.

 

luna-llena-azul

Las  doce  y  media  de  la noche. Llevamos horas trabajando  en  el caso. Bueno, trabajar, trabajar, yo no  hago  casi  nada; tan solo preparo café y observo  a Wright,  que  de vez  en  cuando  asiente con  la cabeza.  Harto  de estar sentado, me  levanto y me acerco a  la ventana. De noche la  ciudad parece muy tranquila.

 

 

-Helena,  ¿por  qué  huyes?  —Pregunto,  sin  obtener  respuesta.  Helena salió corriendo  nada  más  verme.  No  hubo  beso,  ni  tampoco  abrazo.

 

—¿Por  qué  me temes?

 

Oigo  una  puerta.  Se  ha  encerrado,  intentando  separarse  de  mí.  Ya no  es  la  Helena  de  la  que  me  enamoré.

 

 

Mi  teléfono  suena.  Una  extraña  sensación  me  recorre  la  espalda. Rápidamente, descuelgo.

   ¿Si?

  ¡Socorro!

Me  giro  para  llamar  a  Wright,  que  ya  está  en  la  entrada.

 

 

—Helena,  sal  de  ahí—  Ella  no  me  responde, sigue  encerrada  y  ya comienzo  a perder  la  paciencia—. Vamos,  sal.

 

Sigue  sin  responder.  Ya  estoy  cansado  de  esto.  Cojo  una  silla  y golpeo la puerta  una  y  otra  vez,  hasta  que  cae y  puedo  verla.  Sus ojos, esos ojos preciosos,  ahora  estaban  empañados por  las lágrimas  y  reflejaban el  miedo. La cojo  con  una  mano  y  la  alzo, sacándola  de  ese  armario.

 

— ¿Por  qué  huías?  Solo  quiero  que   todo  vuelva  a  ser  como  antes. Sigue  sin  responderme, siempre  mirando  el  filo  del  cuchillo. Es definitivo,  ya  no  la  quiero.  La  tiro  contra  el  suelo,  preparándome para hundir  el  arma  en  su  cuerpo.

 

De  pronto  se  escucha  un  golpe,  y  acto  seguido  entran  dos  hombres armados, que  me  apuntan  con  sendas  pistolas.

 

—¡Quieto!—Grita  uno  de  ellos.  Haciendo  caso  omiso,  elevo  el  brazo.

 

—¡Quieto!—Repite,  pero  vuelvo  a  ignorarle.  Bajo  el  cuchillo, intentando acabar con  su  vida  rápidamente,  cuando  se  oye  un  disparo  y  todo  se vuelve  oscuro.

 

—Buen  trabajo— Le  digo  al  chico  para  calmarlo.  Sus  brazos  tiemblan y su mirada  está  perdida—.  ¿Era  la  primera  vez?  —Philip  asiente  con la cabeza.  Cojo el  teléfono  y  llamo  al  cuartel,  pidiendo  que  vengan  a limpiar  el  estropicio. 

 

—Vámonos  de  aquí,  Philip.  Señorita, acompáñenos  al  cuartel.  Debo rellenar numerosos  informes  antes  de dar  por  finalizado  este  caso.

 

 

Víctor Moncalián, 1º de Bachillerato A

Anuncios

0 Responses to “Helena”



  1. Dejar un comentario

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




La cita del día

"La educación es el arma más poderosa para cambiar el mundo." (Nelson Mandela)

Estadísticas

  • 876,181 visitas, ¡gracias!

Plan Lector del IES Meruelo

Materiales, documentos y enlaces en relación al Plan Lector del IES Meruelo

Música

Pincha para escuchar: "Somewhere over the rainbow"

A %d blogueros les gusta esto: