Ideas sobre la poesía y el amor de Bécquer

Monumento dedicado a Bécquer, en Sevilla.

Aquí os dejo algunos fragmentos de prólogos, cartas, leyendas… escritos por el propio Bécquer, en los que reflexiona sobre la creación poética y sobre el amor, que, como sabéis, para él eran equiparables. Ya habéis leído la interpretación que los críticos hacen de sus ideas en vuestros apuntes. Ahora leed directamente las palabras del autor, que sin duda se explica mucho mejor:

Poesía como algo imposible, identificable con el sentimiento amoroso

“Que poesía es y no otra cosa esa aspiración melancólica y vaga que agita tu espíritu con el deseo de una perfección imposible.

Poesía, esas lágrimas involuntarias que tiemblan un instante en sus párpados, se desprenden en silencio, ruedan y se evaporan como un perfume.

Poesía, el gozo improviso que ilumina tus facciones con una sonrisa suave, y cuya oculta causa ignoras dónde está.

Poesías son, por último, todos esos fenómenos inexplicables que modifican el alma de la mujer cuando despierta el sentimiento y la pasión.

¡Sonrisas, lágrimas, suspiros y deseos, que formáis el misterioso cortejo del amor! ¡Vosotros sois la poesía, la verdadera poesía que puede encontrar un eco, producir una sensación, o despertar una idea!”

Poesía como algo misterioso e inefable, imposible de expresar con palabras

“El espíritu tiene una manera de sentir y comprender especial, misteriosa, porque él es un arcano; inmensa, porque él es infinito; divina, porque su esencia es santa.

¿Cómo la palabra, cómo un idioma grosero y mezquino, insuficiente a veces para expresar las necesidades de la materia, podrá servir de digno intérprete entre dos almas?

Imposible.”

Creación poética e inspiración

“Por los tenebrosos rincones de mi cerebro, acurrucados y desnudos, duermen los extravagantes hijos de mi fantasía, esperando en silencio que el arte los vista de la palabra para poderse presentar decentes en la escena del mundo.

Fecunda, como el lecho de amor de la miseria, y parecida a esos padres que engendran más hijos de los que pueden alimentar, mi musa concibe y pare en el misterioso santuario de la cabeza, poblándola de creaciones sin número.”

“El rayo de luna” (Epílogo)

[El protagonista de esta leyenda, Manrique, es considerado por la crítica como un “alter ego” del propio Bécquer. Se trata de un joven que cree ver en el bosque a una mujer bellísima, vestida de blanco, de la que se enamora locamente, que al final resulta ser un rayo de luna. Aquí tenéis epílogo de la leyenda. Atentos a las palabras de Manrique]

“Habían pasado algunos años. Manrique, sentado en un sitial, junto a la alta chimenea gótica de su castillo, inmóvil casi, y con una mirada vaga e inquieta como la de un idiota, apenas prestaba atención ni a las caricias de su madre ni a los consuelos de sus servidores.

-Tú eres joven, tú eres hermoso -le decía aquélla-. ¿Por qué te consumes en la soledad? ¿Por qué no buscas una mujer a quien ames, y amándote pueda hacerte feliz?

-¡El amor!… El amor es un rayo de luna -murmuraba el joven.

-¿Por qué no despertáis de ese letargo? -le decía uno de sus escuderos-. Os vestís de hierro de pies a cabeza; mandáis desplegar al aire vuestro pendón de rico hombre, y marchamos a la guerra. En la guerra se encuentra la gloria.

-¡La gloria!… La gloria es un rayo de luna.

-¿Queréis que os diga una cantiga, la última que ha compuesto Mosén Arnaldo, el trovador provenzal?

-¡No! ¡No! -exclamó el joven, incorporándose colérico en su sitial-. No quiero nada…; es decir, sí quiero: quiero que me dejéis solo… Cantigas…, mujeres…, glorias…, felicidad…, mentiras todo, fantasmas vanos que formamos en nuestra imaginación y vestimos a nuestro antojo, y los amamos y corremos tras ellos, ¿para qué?, ¿para qué? Para encontrar un rayo de luna.

Manrique estaba loco; por lo menos, todo el mundo lo creía así. A mí, por el contrario, se me figura que lo que había hecho era recuperar el juicio.”

Anuncios

1 Response to “Ideas sobre la poesía y el amor de Bécquer”


  1. 1 liliana diciembre 18, 2010 en 10:26 pm

    ¡Bécquer !!!!¿quién no se ha enamorado con una rima de él? ¿quién no ha llorado leyendo su obra ? De los poetas románticos es el más sencible de todos y… aún hoy emociona leerlo, parece raro en este mundo tan materialista que vivimos hablar de Bécquer, pero a veces es bueno darle de comer al alma.


Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s





A %d blogueros les gusta esto: