“Estrellas”

RESUMEN

Muchos padres actuales, al contrario de lo que sucedía en el pasado, se alegran de que sus hijos quieran ser famosos e incluso actúan como verdaderos managers de éstos desde que son bien pequeños, sin darse cuenta de que con su comportamiento están condenándolos a un fracaso casi seguro, pues de todos los aspirantes a “estrellas” solo una pequeña minoría alcanzará el éxito, mientras que los demás terminarán frustrados para siempre.

COMENTARIO CRÍTICO

El texto propuesto para comentario es un artículo periodístico publicado en el diario vasco “El Correo” por José Antonio Romera en octubre de 2007 que lleva por título “Estrellas”. El tema del texto es una dura crítica a los padres de hoy en día que luchan por conseguir que sus hijos alcancen la fama a costa de sacrificar su infancia y de condenarlos casi inevitablemente a la frustración.

Externamente, el texto consta de 32 líneas y no está dividido en párrafos. Atendiendo a su estructura interna, podríamos dividirlo en tres partes:

  • En la primera de ellas (hasta “bisabuelos”, en la línea 4), el autor presenta el tema contraponiendo la situación actual con lo que sucedía en el pasado: antes los padres se disgustaban si sus hijos querían ser artistas, mientras que ahora la mayoría alimenta e incluso fuerza esa ilusión.
  • En la segunda parte (hasta “decidir por su cuenta”, en la línea 16), José María Romera describe el recorrido de esos niños a quienes sus padres prácticamente obligan a ser artistas desde que son bebés (anuncios de pañales) hasta la adolescencia y juventud (programas de televisión) y comenta con sorna las excusas que esgrimen para justificar su actuación.
  • En la última parte del artículo (desde la línea 16 hasta el final), el autor critica a esos padres, no solo por su falta de moralidad, sino porque están condenando a sus hijos a la frustración, ya que son muy pocos los que llegan a alcanzar realmente la fama.

Podemos afirmar que la actitud del autor del texto es subjetiva, pues está dando su opinión (claramente negativa) sobre el modo en que algunos padres se obsesionan con que sus hijos se conviertan en famosos, decidiendo por ellos, sacrificando su infancia y abocándoles al fracaso. Esta subjetividad se manifiesta en el uso de la primera persona del singular, a través de la cual el autor se hace presente en el texto: “Me pregunto”, “No me refiero”… Y también se hace patente en el léxico empleado, que está cargado de connotaciones negativas cuando se refiere tanto a esos padres (“complejos”, “frustraciones propias”, “codicia”, “imagen terrorífica”…) como al tipo de concursos televisivos que tienen como protagonistas a los pequeños “artistas” (“innombrables shows”, “descaro”, “ordinariez”) y que pretende despertar nuestra compasión hacia esos niños obligados a ser “estrellas” (“criaturas”, “inmisericordes castings”, “a empujones”, “monstruos de feria fracasados”…). Por ello, también podríamos decir que el autor muestra una actitud claramente crítica.

En cuanto a su intencionalidad, no es otra que denunciar este comportamiento de las familias y hacer reflexionar a los lectores sobre las nefastas consecuencias que puede tener para los niños esta obsesión de sus progenitores por conseguir que alcancen la fama a toda costa y desde edades tan tempranas. Para que los lectores se vean implicados en su reflexión, el autor se dirige a ellos directamente empleando la segunda persona (“Ya pueden imaginar ustedes el desenlace”) y también les plantea interrogaciones retóricas cargadas de intención: “¿O tal vez de codicia?”.

Por lo dicho anteriormente, podemos afirmar que tanto la función expresiva como la apelativa están presentes en el texto, al igual que también lo está la estética, pues en la parte final del texto al autor se sirve de varios recursos retóricos para dotar a su discurso de una mayor expresividad (comentaremos con mayor exhaustividad las funciones del lenguaje en la cuarta pregunta).

Con respecto al tipo de texto, se trata, como comentamos al principio, de un artículo periodístico de opinión, por lo que se combinan en él las características propias de los textos periodísticos (actualidad del tema, nivel estándar de la lengua…) con las de los géneros de opinión, como la subjetividad, la crítica, la valoración, etc. comentados anteriormente.

El modo de elocución predominante es el típico de este tipo de textos: la argumentación. El autor mantiene una tesis (los padres que exponen a sus hijos al mundo de la fama desde pequeños los están perjudicando) y trata de apoyarla con argumentos de distinto tipo (lo que mueve realmente a esos padres es la codicia, quieren que sus hijos logren lo que ellos no consiguieron, los niños aún no están en edad de saber lo que realmente quieren hacer, en el mundillo televisivo no se valora tanto el talento como el descaro, hay muchas posibilidades de que tanto ellos como los niños terminen frustrados, etc.).

El tema sobre el que trata el artículo ha suscitado muchas polémicas en los últimos años, especialmente desde que han proliferado los concursos televisivos que tienen como protagonistas a algunos de esos supuestos niños prodigio, extrovertidos, locuaces y “divertidos” (como “Lluvia de estrellas” o “Menuda noche”). Han sido varias las instituciones y autoridades (defensores del menor, representantes de Unicef, Consejos Audiovisuales de las distintas comunidades autónomas) que han denunciado la utilización de menores para conseguir audiencia en televisión. Se quejan sobre todo de que los niños sean utilizados como espectáculo y de que se vulnere su intimidad. Además, el hecho se considera especialmente preocupante cuando se trata de programas que no van dirigidos a un público infantil y en los que los niños no actúan como niños, sino que se les valora por hablar o comportarse como lo que no son, es decir, como adultos.

En España, una ley orgánica y un código de autorregulación firmado por los principales canales de televisión protegen, entre otros aspectos, la aparición de menores en programas, pero se trata de un marco normativo que en mi opinión no se está respetando lo que se debería. Y lo que me parece más preocupante de todo es que los padres de esos niños fomenten en sus hijos esas actitudes y los exhiban con orgullo como monos de feria ante las cámaras.

Otro de los ámbitos en el que la presencia de los niños es objeto de polémica es el mundo de la moda. El pasado año saltó la chispa cuando se difundió un reportaje fotográfico de Vogue Paris en el que tres de las modelos, con taconazos, mucho maquillaje, vestiditos caros y poses sensuales, tenían menos de ocho años. Se cuestionó la moralidad del reportaje y la utilización de las menores como reclamo publicitario de tipo sexual. Otra vez lo mismo, una adultización precoz: el problema no es tanto que aparezcan niñas en anuncios de moda, sino que aparecen anunciando ropa de adultas, posando como adultas, imitando los gestos y las miradas de las mujeres que todavía no son.

Bien conocida es también por todos la obsesión de muchas madres americanas por conseguir que sus hijas ganen concursos de belleza, o la de muchos padres  chinos por convertir a sus hijos en portentos del deporte. Pienso, como el autor del texto, que estos padres proyectan en sus hijos los sueños que ellos mismos no pudieron cumplir y que no son conscientes de que en ocasiones están haciendo que los niños pierdan su infancia solo por un capricho suyo. Creo que a los cinco años un niño debería hacer una vida normal. Debería estar en su casa, arropado por el cariño de sus padres, ir a la escuela, jugar con niños de su edad, hablar como un niño, vestir como un niño, y vivir sin eexcesivas preocupaciones, ni presiones, ni exigencias que nada tienen que ver con él. Si nuestros hijos son lo que más queremos, ¿por qué robarles algo tan bonito como la infancia?

0 Responses to ““Estrellas””



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s





A %d blogueros les gusta esto: