“Canción del pirata”

Esta semana hemos comenzado el estudio de la literatura española del Romanticismo y hemos leído en clase la célebre “Canción del pirata” de José de Espronceda. Será el primer texto literario que comentemos este curso.

Comentario de texto

Localización

Este célebre poema pertenece al escritor José de Espronceda (1808-1842), uno de los máximos representantes de la poesía española del Romanticismo (primera mitad del siglo XIX). En concreto, se englobaría dentro de sus poemas líricos, dedicados a la defensa de los marginados por la sociedad (“El mendigo”, “El reo de muerte”, “El verdugo”, etc.).

Tema

Es un canto a la libertad, encarnada en la figura del pirata, que es un ejemplo de personalidad que vive al margen de la sociedad, despreciando las convenciones y los bienes materiales.

Estructura externa

El poema está compuesto por ciento cinco versos que se distribuyen en estrofas de distinta extensión: las de seis versos son sextillas; las de ocho, octavillas; y las de cuatro, que constituyen el estribillo, son cuartetas asonantadas o coplas. En cuanto a la medida de los versos, se combinan los octosílabos con los tetrasílabos y riman generalmente en consonante, aunque a veces también lo hacen en asonante (en el estribillo, por ejemplo) y en otras ocasiones quedan sueltos. Este esquema métrico es característico del Romanticismo, que defiende la libertad también en los aspectos formales de sus obras (polimetría).

Estructura interna

Desde el punto de vista interno, podríamos dividir el poema en dos partes:

  • En la primera (v. 1-16) se nos presenta y sitúa al personaje en su barco. Esta parte es descriptiva.
  • En la segunda (v. 17-105) es el propio pirata quien toma la palabra, y en un exaltado monólogo, describe su vida y su carácter (es orgulloso, temerario, valiente, temido…) y expone sus ideales y principios (resumidos en el estribillo).

Análisis estilístico

El poema presenta una gran cantidad de recursos retóricos que afectan a los distintos planos de la lengua. Dentro del plano fónico, destaca el uso que el poeta hace de las aliteraciones. Por ejemplo, la repetición de la vibrante “r” que intenta imitar el sonido de la tormenta y de los cañones (“del ronco mar los bramidos y el rugir de los cañones”), por lo que cabría hablar incluso de onomatopeya. También hay alguna paranomasia: “la luna / la lona”. Estos recursos fónicos le conceden al poema una mayor sonoridad.

En cuanto al plano sintáctico, destacan los hipérbatos (“del negro mar sus bramidos”) y las elipsis verbales, por ejemplo, en el estribillo. También en esos versos es llamativa la anáfora, pues los dos primeros versos y los dos siguientes comienzan con las mismas palabras (“Que… que… mi… mi…”) y el paralelismo, pues también se repite en ellos la misma estructura. Las exclamaciones (¡Barco viene!) e interrogaciones retóricas (“¿qué es la vida”) contribuyen a remarcar el ritmo del poema. De igual manera, las enumeraciones (a veces con polisíndeton) dan rapidez a la composición: “que ni enemigo navío, ni tormenta, ni bonanza…”.

Dentro del plano semántico, tenemos abundantes metáforas (“olas de plata”, “Que es mi barco mi tesoro”), hipérboles (“el barco vuela”, “cien naciones a mis pies”) y personificaciones (“en la lona gime el viento”).

Conclusión

Podemos cerrar este comentario diciendo que este poema es muy representativo del movimiento romántico, tanto por sus características formales como por las temáticas. Desde el punto de vista formal, se trata de una composición caracterizada por la libertad métrica y por un ritmo marcado y cambiante, que se presta a una recitación enfática y grandilocuente, muy del gusto de los románticos. Además, el estilo es bastante recargado y pomposo. Desde el punto de vista temático, tenemos a un personaje típicamente romántico, el pirata, arquetipo de personalidad rebelde, al margen de las normas sociales, que tiene como máximo ideal la libertad. Otros temas que también están presentes en este poema y que son típicos del Romanticismo son el individualismo (el pirata exalta su “yo” continuamente), el poco aprecio a la vida que muestra (“¿qué es la vida? Por perdida ya la di”) y las ansias de evasión del poeta, que se evidencian en el hecho de que el barco se dirija a Estambul (Oriente, destino exótico). Por último, también la ambientación es característica de este movimiento: el mar, que es su patria, es un espacio que representa la libertad y que además se muestra tan rebelde como el propio protagonista.

Versiones musicales

 

1 Response to ““Canción del pirata””



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s





A %d blogueros les gusta esto: