Historia de una escalera

Este trimestre vamos a leer en clase Historia de una escalera, una obra de teatro escrita por Antonio Buero Vallejo que fue estrenada en el Teatro Español de Madrid en 1949 (solo diez años después, por tanto, de haber concluido la Guerra Civil española y en plano auge de la Dictadura franquista).

EL GÉNERO TEATRAL

En primer lugar, debemos tener en cuenta que nos enfrentamos a un texto teatral, con las implicaciones que ello conlleva: se trata de un texto enteramente dialogado, en el que no hay narrador, que está destinado a la representación sobre un escenario y que cuenta con acotaciones a través de las cuales el autor teatral proporciona información acerca precisamente de esa posible puesta en escena. No es una novela y, por tanto, no debemos leerla como si lo fuera.

EL TEATRO EN LA POSGUERRA ESPAÑOLA

El teatro, a diferencia de los otros dos géneros, sufrió más las consecuencias de la censura. Era un género tan férreamente controlado que la mayoría de los dramaturgos de la posguerra optaron por cultivar un teatro frívolo y de evasión (sobre todo, comedias de enredo).

Dentro de este panorama, hubo autores que trataron de hacer obras que pudieran llegar a representarse, es decir, que sortearan la censura, sin por ello dejar de ser comprometidas. Este es el caso de Buero Vallejo, que optó por un teatro POSIBILISTA, en el que no hay una crítica abierta pero sí un compromiso social (la otra opción, más radical, era la de cultivar un teatro IMPOSIBLE, como hizo, por ejemplo, Alfonso Sastre, es decir, ejercer la denuncia política directamente en sus obras a sabiendas de que no llegarían al público en muchos años).

SIGNIFICACIÓN DE LA OBRA

“Historia de una escalera”, pese a las acusaciones de sainete sentimental que se le hicieron en su tiempo, transformó el teatro español; un teatro frívolo y de evasión que enmascaraba las miserias posbélicas. Buero, en cambio, saca al escenario seres de carne y hueso, que dan una visión amarga de la realidad. “Historia de una escalera” marcó así un hito en el teatro de posguerra, como harían, por ejemplo, “Hijos de la ira” de Dámaso Alonso, en poesía; o “Nada”, de Carmen Laforet y “La familia de Pascual Duarte”, de Camilo José Cela, en novela: signos de derrota frente al triunfalismo de la victoria.

TEMAS Y SIMBOLISMO

En esta obra asistimos a la historia de varias familias españolas de clase media-baja que habitan en el mismo edificio a lo largo de tres generaciones. Es la historia de sus sueños, sus problemas, sus ilusiones, sus miedos, sus odios y rencores, sus mentiras…

El primer acto se desarrolla en 1919, el segundo en 1929 y el tercero en 1949 (año en que se estrena esta obra de teatro, es decir, momento presente del autor). Durante esos treinta años (que comprenden también el periodo en que se desarrolla la Guerra Civil española) algunos de los personajes fallecen, otros nacen, nuevos inquilinos se mudan al inmueble… pero la escalera, aunque algo deteriorada por el paso del tiempo, permanece prácticamente igual, simbolizando la imposibilidad de cambio para los personajes, que ven frustrados sus sueños y su ilusión por “subir”, ascender, mejorar y dejar atrás la mediocridad y miseria que envuelven sus vidas. La frustración es, por tanto, el tema fundamental de la obra. El mensaje que transmite es bastante pesimista, aunque el final queda abierto a la esperanza… ¿Repetirán los hijos los mismos errores que sus padres?

Fundamental para comprender el sentido de la obra es advertir el simbolismo que tiene el hecho de que, cuando Fernando está contándole a Carmina cuáles son sus planes de futuro, tropieza sin querer con la cacharra de la leche derramando su contenido. Es una clara alusión al clásico cuento de “La lechera”, del que existen varias versiones (la de Esopo, la de don Juan Manuel…). En todas ellas se advierte del peligro de “hacer castillos en el aire”, es decir, de crearse un mundo de ilusiones que nada tienen que ver con la realidad.

PERSONAJES

Los personajes que aparecen en el primer acto pertenecen a cuatro familias:

  • Don Manuel (viudo) vive con su hija Elvira. Él es un hombre con recursos (se ha hecho rico con su agencia) y ella es una niña consentida que pretende comprar el afecto de Fernando con los favores de su papá. Viven en la puerta II.
  • Doña Asunción (viuda) vive con su hijo Fernando. Tienen poco dinero. Fernando trabaja en una papelería (aunque falta con frecuencia), pero es un soñador y tiene otras aspiraciones. Es muy guapo y tiene éxito con las chicas (Elvirita está encaprichada con él, aunque Fernando prefiere a Carmina). Viven en la puerta IV.
  • Generosa y Gregorio viven con sus hijos Pepe y Carmina. Gregorio conducía un tranvía y acaba de jubilarse, pero la paga que le queda es muy escasa. Pepe es un vividor y un mujeriego. Carmina es una buena chica, hermosa y algo tímida. Viven en la puerta I.
  • Paca y el señor Juan viven con sus hijos Urbano, Trini y Rosa. Urbano trabaja en una fábrica (es un proletario y cree que en el sindicato como forma de mejorar las condiciones laborales) y Rosa está ciega de amor por Pepe, que la echará a perder. Viven en la puerta II.

000669540

 

0 Responses to “Historia de una escalera”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s





A %d blogueros les gusta esto: