Modelo de resumen y comentario de la rima XXIV

Resumen

El poeta se refiere a distintos elementos naturales que tienden a unirse, como dos lenguas de fuego o dos olas del mar, para expresar lo unidas que están su alma y la de la amada, que también se funden en un solo ser.

Comentario crítico

El texto propuesto para comentario es la rima XXIV del poeta sevillano Gustavo Adolfo Bécquer, máximo exponente de la lírica posromántica española, una corriente poética que se desarrolló en la segunda mitad del siglo XIX. Este poema pertenecería a la segunda serie de las cuatro en las que suelen agruparse las Rimas de Bécquer, pues forman parte de ella los poemas en los que tanto el amor como la mujer se describen de un modo optimista e idealizado.
El tema de la rima es precisamente la exaltación del amor como unión o fusión de los enamorados.
Externamente, el poema se divide en cinco estrofas de versos octosílabos, con rima asonante á-a en los pares. Es, por tanto, una de las rimas de Bécquer en las que se advierte de un modo especial la influencia de la poesía popular andaluza por el empleo de la copla como forma estrófica.
En cuanto a su estructura interna, podríamos distinguir claramente dos partes en el poema. La primera parte, la más extensa, abarcaría las cuatro primeras estrofas, mientras que la última estrofa podría constituir por sí sola una segunda y última parte. Desde el punto de vista formal, la anáfora invita también a dividir el poema de esta manera, pues la palabra “Dos”, con la que comienzan las cinco estrofas, en la última de ellas se extiende a todos los versos. También el paralelismo subraya esta división, pues las cuatro primeras estrofas tienen la misma estructura entre sí, mientras que la cuarta rompe con esa repetición y contiene un paralelismo interno. Desde el punto de vista del contenido, podemos explicar esta división diciendo que en la primera parte del poema, Bécquer hace referencia a cuatro elementos emparejados que tienden a fundirse en uno solo (lenguas de fuego, notas del laúd, olas del mar y jirones de vapor), mientras que en la última estrofa alude ya a realidades atribuibles a personas (ideas, besos, ecos) para acabar explicando que todas las metáforas del poema hacían referencia a la unión entre el poeta y su amada. De este modo, el último verso, precedido de esos puntos suspensivos que realzan su importancia, es que el da sentido al poema, al resolver las metáforas que se habían ido desgranando a la lo largo del mismo, y expresa su idea principal, por lo que nos encontramos aquí ante una estructura inductiva o sintetizante, muy típica de las rimas de Bécquer, en las que con frecuencia las estrofas y versos finales suponen una culminación o síntesis de las anteriores.
La actitud del poeta en esta rima es evidentemente subjetiva y optimista. Bécquer nos está ofreciendo su propia visión, en este caso positiva, de la unión amorosa, recurriendo para ello a multitud de metáforas. Solo a través del lenguaje poético es capaz de expresar con palabras una realidad que se le revela como inefable. Pero además, el amor del que nos habla está encarnado en el propio poeta y en su amada. De ahí, la presencia en el último verso de un determinante posesivo en primera persona: “eso son nuestras dos almas”. A través de ese “nuestras” el poeta se hace presente en la rima y hace alusión directa también a la amada, que parece ser así la destinataria última de la composición. Llama la atención el hecho de que en este poema no nos encontremos con un “yo” poético que se dirige a la mujer a través del pronombre “tú”, tan característico de su lírica amorosa, sino con un “nosotros” en el que se funden ambos. Encontramos, por tanto, en este poema, presencia de la función expresiva del lenguaje, y también, aunque es menos perceptible, de la función apelativa.
La intencionalidad del poeta es expresar la satisfacción que le produce esa unión o fusión total con la amada. Pero además de expresar sus sentimientos amorosos, también tiene una evidente voluntad de estilo, que se manifiesta en la presencia de la función estética o poética del lenguaje. Es decir, no solo nos transmite sus sentimientos, sino que lo hace a través de un lenguaje bello y cuidado, de una expresión que llama la atención por sí misma. Por ello, encontramos en este poema gran cantidad de recursos literarios que responden a esa finalidad. Ya hemos comentado la anáfora y el paralelismo, que nos han ayudado a estructurar la rima. No está de más añadir que ese número que se repite al comienzo de ocho versos subraya la idea principal del poema: “Dos”, el poeta y su amada, dos que, además, se funden en uno solo. Otro recurso fundamental en el poema es la metáfora: el pronombre anafórico “eso” del último verso recoge todos los elementos que se habían desplegado a lo largo del poema y los identifica con sus almas, creando así una metáfora impresionante que sirve de cierre a la rima. En esa metáfora hay además una sinécdoque, pues el poeta no se refiere directamente a él y a su amada, sino a sus almas (alude a la parte por el todo). Bécquer ha elegido como base de las metáforas distintos elementos que son muy frecuentes en su obra: están presentes los distintos elementos naturales (el fuego, el agua, el aire) y también la música. Cada estrofa le sirve para hacer referencia metafóricamente a algún aspecto de la unión amorosa: el fuego de la primera, a la pasión; las notas del laúd en la segunda, a la armonía; las olas que mueren juntas, a la eternidad de la relación, etc. Es llamativo también el modo en que algunos de estos elementos se personifican, pues el poeta les atribuye acciones que son propias de las personas, y, más concretamente, de las personas enamoradas: besarse, acercarse, abrazarse… Muchos son, por su sentido, verbos recíprocos, que requieren un sujeto doble. Podemos señalar además que algunos adjetivos del poema son epítetos (“rojas lenguas de fuego”, “nube blanca”) y que también aporta ritmo a la composición la repetición de la conjunción “y” en la segunda estrofa (polisíndeton). Encontramos además otros recursos frecuentes en las Rimas, como son el hipérbaton (“que del lago se levantan”) y otras metáfora de menor importancia (el “penacho de plata” haciendo referencia a la espuma del mar, por ejemplo).
En cuanto al tipo de texto, por todo lo que hemos dicho hasta ahora resulta evidente que se trata de un texto literario de carácter lírico, tanto por su forma (en verso y con abundancia de figuras retóricas) como por el contenido que transmite (expresión de los sentimientos amorosos del poeta).
Podríamos decir, para finalizar, que esta Rima XXIV es una de las composiciones amorosas más optimistas de Bécquer, pues en ella expresa la satisfacción que le produce haber alcanzado por fin la unión plena con su amada. La manera en que el poeta describe lo que para él es el amor en esta rima parece implicar que las personas enamoradas pasan de ser dos a fundirse en una sola. Creo que, aunque Bécquer plantea esta idea de un modo muy bello e idealista, la realidad de las relaciones amorosas es otra, y que aunque dos personas se quieran mucho y estén muy unidas, siempre deben conservar una parcela en la que sigan siendo uno, y no dos, para que no se anulen sus personalidades individuales ni dejen de ser ellos mismos. Por otra parte, la idea de dos almas gemelas que piensan lo mismo y que hablan casi al unísono, que transmite en la última estrofa del poema, tampoco me parece muy realista, pues pocas veces se da esa coincidencia plena entre las personas por el hecho de que se amen. Tampoco suele ser cierto que las uniones sean eternas, de hecho, cada vez es menos frecuente. El propio Bécquer nos hablará en otras de sus rimas, en la tercera parte de la obra, del final del amor, y nos describirá esas dos almas que parecían estar hechas la una para la otra como dos realidades irreconciliables y contradictorias. ¿Cómo es posible que las dos lenguas de fuego que “forman una sola llama” se conviertan de pronto en un una ola y la roca contra la que ésta choca? Así es el amor a veces… caprichoso y fugaz.

0 Responses to “Modelo de resumen y comentario de la rima XXIV”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s





A %d blogueros les gusta esto: